impagos

Cliente en Concurso de acreedores

En los próximos meses es posible que muchas empresas caigan en concurso de acreedores. ¿Cómo me entero si uno de mis clientes ha caído en ésta situación?

Comunicación del crédito

El concurso puede ser solicitado por la propia empresa deudora o por alguno de sus acreedores, y se declara a través de un auto judicial en el que se nombra a un administrador concursal:

  • Éste debe comunicar el concurso a los acreedores que aparecen en la documentación de la empresa afectada [Ley Concursal, art. 21]
  • Pero, con independencia de que exista o no esta comunicación (puede ocurrir, por ejemplo, que algún acreedor no aparezca como tal en la contabilidad de la empresa), lo que cuenta es la publicación de la declaración de concurso en el BOE.

Si sospecha que alguno de sus clientes está en concurso pero no recibe ninguna notificación, realice búsquedas periódicas en Internet en el Registro Público Concursal.

A partir de la publicación en el BOE, se abre el plazo de un mes para que los acreedores comuniquen al administrador concursal el crédito existente contra la empresa, aportando su descripción (concepto, cuantía, fecha de la operación y vencimiento, si considera que dicho crédito es privilegiado…) y los documentos que lo acreditan (o facturas o albaranes, por ejemplo) [Ley Concursal, art. 85].

Incidencias

Tras la comunicación del crédito, el administrador elabora un informe que incluye los activos de la empresa y la relación de acreedores (con su calificación como privilegiados o no). Los acreedores pueden impugnar el informe en el plazo de 10 días desde que se les notifica [Ley Concursal, art. 89 y ss].

También puede ocurrir que el acreedor no se entere de la existencia del concurso (que no le llegue la notificación del administrador concursal y que tampoco lea en el BOE la existencia de éste):

  • Si su crédito consta en la contabilidad de la empresa concursada, lo normal será que el administrador concursal lo incluya en la lista de acreedores, aunque no haya “confirmado” su condición de acreedor.
  • Si se le pasa el plazo de un mes y el administrador concursal tampoco le reconoce el crédito, deberá intentar comunicarlo cuánto antes, aunque sea tardíamente.

Si un crédito es omitido de forma consciente por parte de los administradores que presentaron la solicitud de concurso (y después el administrador concursal tampoco ha detectado esta omisión), el acreedor afectado podrá exigir responsabilidades a los administradores de la empresa concursada (o incluso al administrador concursal si ha colaborado en la omisión), quienes pueden llegar a responder con su patrimonio personal si finalmente el concurso es calificado como culpable.

Aspectos Fiscales

Recuperación del IVA

Dentro del plazo de dos meses desde que transcurra el mes para la comunicación de los créditos, podrá recuperar el IVA de las facturas impagadas. Para ello, deberá remitir al administrador concursal (deje prueba del envío para que quede constancia de que ha cumplido el plazo) una factura rectificativa en la que se anule el impuesto previamente repercutido (pero sin que ello implique, lógicamente, la renuncia a cobrar el principal) [LIVA art 80].

En el plazo de un mes desde la emisión de la factura rectificativa, deberá comunicar a Hacienda, por medios electrónicos, que ha procedido a realizar esta modificación. No tendrá que volver a rectificar el IVA al alza, aunque al final acabe cobrando una parte de lo que le deben, salvo en algunos supuestos (revocación firme del concurso, pago de la totalidad de los créditos reconocidos, o desistimiento de la totalidad de los acreedores).

Impuesto sobre Sociedades

Además de la recuperación del IVA, la normativa contable y la Ley del Impuesto sobre Sociedades le permiten computar como pérdidas el crédito afectado por el concurso, mediante lo que se denomina un “gasto por deterioro de créditos comerciales” [LIS, art. 13].

Esto le pertmite anular el ingreso computado en el momento de contabilizar la venta o el servicio correspondiente, de forma que, al menos, no pagará impuestos por un beneficio que realmente no ha obtenido.

Relación continuada con la empresa concursada

Puede suceder que su empresa mantenga una relación continuada y que exista algún impagado (pero que las relaciones comerciales continúen tras una renegociación del vencimiento, o, simplemente, a la espera de que la situación mejore).

El simple hecho de que el deudor haya caído en concurso no permite resolver el contrato. Se tienen por no puestas las cláusulas del tipo “la declaración de concurso facultará a la otra parte a resolver el contrato”.

Al no haber resuelto el contrato en el momento del primer impago, cabe entender que aceptó tácitamente una demora en el cobro, y ahora no podrá alegar incumplimiento. Por tanto, quedará obligado a seguir realizando sus prestaciones (si no lo hace, podrían demandarle por incumplimiento de contrato).

Sumas devengadas

Las cantidades devengadas como consecuencia de esta relación comercial se tratarán de la siguiente forma:

  • El pago de las cantidades pendientes con anterioridad a la declaración de concurso quedará congelado, y se verá afectado por lo que se derive del procedimiento concursal (liquidación on convenio).
  • Las cantidades que se devenguen con posterioridad, no quedan afectadas por el concurso, y, en teoría la concursada debe satisfacerlas con normalidad y de forma íntegra.

No obstante, si una relación continuada tiene impagos anteriores a la declaración de concurso, el acreedor siempre puede solicitar la resolución del contrato ante el juez que tramita el asunto. El juez puede autorizarla si tiene indicios de que la continuidad del deudor es inviable y de que, al final, éste se verá abocado a la liquidación (por lo que resolver el contrato evitará un aumento de sus obligaciones de pago).

Si no existen impagos anteriores (o no existe autorización del juez para resolver), usted se verá obligado a continuar con la relación. No obstante, al primer incumplimiento tras la declaración de concurso, ya estará legitimado para solicitar la resolución del contrato (si una de las partes no cumple, la otra tampoco está obligada a hacerlo) [CC, art. 1.124]

No desista del contrato de forma unilateral. Y no se precipite en caso de incumplimiento por parte de la empresa concursada: verifique junto con su abogado que el incumplimiento es lo suficientemente importante como para solicitar que se dé por finalizada la relación.

Atención:

Mientras esté vigente el estado de alarma, el deudor que se encuentre en estado de insolvencia no tendrá la obligación de presentar solicitud de concurso. Durante ese período y en los dos meses posteriores no se admitirán a trámite las solicitudes de concurso necesario [RDL 8/2020]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable GCT1 Profesionales SLU.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  DonDominio.com.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
Share via
Copy link
Powered by Social Snap